Skip to main content

Llega otra entrevista. Una charla maravillosa y sobre todo un maravilloso testimonio sobre lo que significa vivir la vida como estudiante-atleta.

La palabra para Alessandro Gianotti, defensa central de 201 cm, medalla de oro en el Campeonato Mundial Sub-19 en 2019 y medalla de plata en el Campeonato de Europa Sub-20 del año siguiente, que desde el verano de 2021 ha optado por continuar su carrera deportiva y académica en el extranjero.

Alessandro estudia Gestión Empresarial en BYU (Brigham Young University, Provo, Utah), su equipo es actualmente el número 6 en el ranking nacional de la NCAA y en las próximas semanas entrará en las etapas finales del campeonato.

A menudo hablamos de cómo esta experiencia puede cambiar la vida de los chicos que se van: hasta ahora, ¿cuál es tu equilibrio dentro y fuera de la cancha?

Desde mi punto de vista, puedo confirmar todas las cosas positivas que se dicen de esta experiencia. Para mí, venir aquí fue como empezar una nueva vida. Tuve la oportunidad de conocer a mucha gente nueva, ver muchos lugares que hasta antes solo «veía» en mi teléfono. Tener la oportunidad de estudiar en una universidad aquí en Estados Unidos, además de brindarte una increíble riqueza de experiencia, te abre muchas puertas en un futuro cercano. En lo que respecta al campo, tuve la oportunidad de interactuar con métodos diferentes a los utilizados en nuestro país. Los que me conocen saben que soy bastante competitiva en lo que a voleibol se refiere, y venir aquí me ha estimulado aún más a dar el 100%.

El impacto con una realidad diferente a la nuestra es lo que nos recalcan todos los estudiantes-deportistas, como nos habéis confirmado. Vida cotidiana y estudio, ¿cuáles son las principales diferencias respecto a Italia y en qué personalmente te resultó más difícil?

Así es, hay muchas diferencias entre las realidades estadounidense e italiana. La forma en que se conciben las universidades y los deportes en los Estados Unidos es totalmente diferente a cómo sucede en Italia. Como estudiante-atleta, hay muchos compromisos, no es de extrañar si, por ejemplo, durante la temporada estás fuera durante 4 días seguidos y no puedes esperar a varias lecciones y cursos. Lo que diferencia a los EE. UU. es que se presta atención a estos detalles y los profesores generalmente están muy dispuestos a ayudar cuando pueden. Lo que probablemente me hizo más difícil es la forma en que piensan los estadounidenses. Cuando entras en un nuevo país, o incluso continente como en este caso, es obvio que hay diferencias, y esta es una de ellas, es decir, la forma de acercarse, entender las relaciones interpersonales y comunicarse en general.

Diferencias que imaginamos que también hay en el terreno de juego. ¿Cómo te recibió el equipo y qué te impresionó especialmente del voleibol estadounidense?

Por suerte para mí, tengo un equipo que decir que es fantástico es quedarse corto. Los chicos son personas maravillosas y me recibieron con los brazos abiertos desde el primer día. Hay otros extranjeros en el equipo, por lo que todos están más o menos acostumbrados y saben lo que significa tener en el equipo a una persona que viene de otro país y que obviamente no conoce muy bien el idioma y menos la gente. Lo que me llamó la atención del voleibol americano es la disponibilidad en términos de gimnasios, fisioterapia y equipos que no creo que ni siquiera en la Superliga puedan ofrecer a los jugadores. La universidad aquí pone a sus atletas en una posición para rendir al máximo de su capacidad.

La vida como estudiante-atleta es muy desafiante. ¿Cuáles crees que pueden ser las principales habilidades para apoyar mejor esta experiencia entre el deporte y el estudio?

Confirmo que es difícil. La vida entre entrenamientos, pesas a las 6:30 de la mañana y exámenes, puede llegar a ser realmente estresante, por eso creo que la habilidad más importante es planificar y administrar el tiempo, la energía para dedicar a cada actividad individual.

Para concluir, te fuiste a tener una experiencia, a enfrentarte a un voleibol «diferente», a aprender y crecer. Respeto tu futuro y el mundo laboral, ¿qué crees que todo esto te puede aportar más para alcanzar tus ambiciones?

No tengo ninguna duda cuando digo que esta fue la mejor elección de mi vida. Esta experiencia, además de darme un título y por ende la posibilidad de encontrar un trabajo al final de mi carrera de voleibol, me ha dado importantes lecciones de vida, me ha enseñado a involucrarme, a abrirme a nuevas oportunidades y personas, sobre todo me ha enseñado a no rendirme nunca. Creo que esto me dará estímulos y fuerza que me harán llegar aún más lejos en la vida. Obviamente, todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo de mis seres queridos, como mi familia en primer lugar, pero también de todo el personal de Sportlinx360 que, desde el primer momento, demostró ser capaz de satisfacer mis deseos y solicitudes, con la mayor profesionalidad que pude imaginar.