Made in Argentina. Entrevista doble a Liza Garrido y Valentina Culaciati

Miércoles, Abril 28, 2021

Una aventura compartida en dos lugares distintos de Estados Unidos: Liza Garrido estudiante-deportista de la Universidad de Illinois-Chicago y Valentina Culaciati estudiante-deportista de Old Dominion University.

Las dos chicas argentinas están atravesando una maravillosa experiencia en los Estados Unidos. Dos historias diferentes pero interesantes y por eso decidimos hacer la doble entrevista: ambas muestran los sentimientos y las emociones que se sienten al vivir lejos de casa, con un final muy divertido.

¿Cuál es tu balance de la experiencia estadounidense hasta ahora?

LIZA: Estoy en Estados Unidos desde hace tres meses. Todo ha sido una montaña rusa de emociones. El voley no podría estar mejor, puedo ver el progreso cada día; no solo en el voley sino también en mi confianza. Académicamente, estoy muy feliz con la carrera que elegí: economía amplía mis enfoques con respecto a la vida a pasos agigantados. Además, aunque me cueste un poco (bastante) la matemática en mi carrera, últimamente me ha empezado a gustar. 

VALENTINA: El balance es súper positivo. Sin dudas esta experiencia está sobrepasando mis expectativas y todavía queda mucho por recorrer. Soy muy afortunada de ser parte de un grupo de personas tan lindo.

¿Cuál ha sido el mejor momento hasta ahora?

LIZA: Sin lugar a dudas el mejor momento hasta ahora ha sido llegar a la final de la Horizon League, ganando en semifinales contra Northern Kentucky. Aunque perdimos los dos primeros sets, ganamos el partido en 5 sets. Dimos vuelta el partido estando 10 puntos abajo en el cuarto set. Fue la mejor forma de ganar una semifinal.

VALENTINA: Nuestro primer partido. Después de tanta espera, finalmente tener la posibilidad de poder jugar en nuestra casa y demostrar en que estuvimos trabajando tan duro fue muy lindo. Y también otro gran momento fue nuestra primera victoria en un partido de la conferencia. 

¿Cuál fue el momento más difícil?

LIZA: No creo haber pasado por ninguna gran dificultad aquí. Me siento como en mi casa desde el primer día y todas mis compañeras de equipo y entrenadores me han ayudado con todo lo necesario para poder instalarme y cumplir con todos los documentos y requisitos necesarios para la universidad.

VALENTINA: Transitar toda la pandemia en general ha tenido sus altos y bajos. Muchos cambios e incertidumbres. Entrenar durante un año y medio sin jugar un solo partido fue difícil para el equipo, pero sin dudas valió la pena y la espera. 

¿Qué crees que te puede aportar esta experiencia a nivel deportivo y personal?

LIZA: Esta experiencia te aporta de todo, académica, deportiva y personalmente. Conoces a otras personas con distintas culturas, y eso abre tu mente de una forma descomunal. En términos deportivos, aprendí que tu equipo y el bienestar del mismo es lo más importante a la hora de jugar. Tener un vínculo y una unión fuerte con tu equipo te lleva a las instancias finales de cualquier campeonato. Eso también lo aplico a mi vida en general. Personalmente, creo que esta experiencia va a traer muchas personas a mi vida, y también muchos caminos van abrirse a lo largo de estos años.

VALENTINA: Infinidad de cosas. La oportunidad de poder combinar estudios y buen voley, a la vez que aprendes otro idioma y conoces otra cultura es algo que nunca deja de parecerme increíble. Se que en el futuro todo lo que estoy aprendiendo y haciendo ahora me va a ayudar a ser organizada y responsable, porque así es como funciona todo acá.  A nivel deportivo, se que voy a mejorar mi juego ya que entrenamos muchas horas, y también se que voy a mejorar mi mentalidad como jugadora.

¿Cuál es tu mejor valor?

LIZA: Creo que mi mejor valor es mi habilidad para hacer amigos. Desde que estoy en UIC conocí personas de todo el mundo. Pakistaníes, Indios, Coreanos, Brasileños, Vietnamitas, Británicos y Estadounidenses, son algunas de las tantas nacionalidades que conocí apenas llegué. Haberme hecho amiga de tantas personas tanto en el equipo como en las clases me ha hecho muy, muy feliz. Conocer sus culturas y tradiciones me apasiona. Creo ser muy buena haciendo amigos acá.

VALENTINA: Intento ser muy positiva y generar seguridad adentro de la cancha y creo que eso ayuda a las armadoras a tenerme más confianza al momento de armarme.

¿Cuál es tu peor defecto?

LIZA: Creo que mi peor defecto es la comunicación. Al hablar tartamudeo un poco y mi inglés puede no ser el mejor. Es algo que quiero cambiar lo antes posible.

VALENTINA: Soy muy auto exigente cuando se trata de voley y eso a veces no me deja disfrutar de mis logros. La paciencia tampoco es mi fuerte y muchas veces es lo único que podes tener en el deporte.

Como central, ¿cuál ha sido la mayor adaptación que tuviste que hacer?  

LIZA: Hay muchas difrerencias entre el voley que jugaba en casa con el voley estadounidense. Ese cambio ha sido la mayor adaptación que tuve que hacer. Desde las rotaciones (aquí cuentan las rotaciones contrarreloj), hasta las reglas del juego y la técnica. Los nombres de las jugadas son distintas y tu enfoque hacia el voley también. Pero estas diferencias son buenas, siento que estoy más comprometida con el juego y mi voluntad por mejorar es mayor cada día.

VALENTINA: La velocidad del primer tiempo sin dudas. Y después el echo de que todas las atacantes estén arriba del metro ochenta. Esos fueron grandes cambios. 

¿Qué es lo que más extrañas de Argentina?  

LIZA: El dulce de leche. No hay nada que extrañe más que el dulce de leche. No sabía que tenía una dependencia por el dulce de leche. Necesito comer por lo menos una cucharada de dulce de leche desde que llegué.

VALENTINA: Mi perra, mis amigos y mi familia. Y bueno la comida también se extraña un poco. 

¿Cuéntanos una cosa de la otra que nadie sepa?

LIZA: Valentina puede imitar el acento de mi provincia como nadie más puede. Cuando estábamos entrenando con la Selección Nacional, pasábamos todo el tiempo juntas, y gracias a eso, mi acento influyó en su forma de hablar. Valentina tiene un gusto exquisito para la música (a las dos nos gusta mucho Lana Del Rey). Lo último pero no menos importante, Valentina tiene el corazón más grande que existe. Estoy muy contenta de haberla conocido y aún más contenta estoy de ser su amiga.

VALENTINA: En el 2017 Liza le hizo un poema a una comida Argentina. Estoy segura de que ahora extraña más el choripan que a su propia familia. Así es ella y por eso la quiero tanto. 

 

Appears in Athletics Home: 
No